Logo

06/12/17 | Noticias / Prensa

Nuevo eje en OMC: el debate sobre comercio electrónico

Image DAMIÁN DI PACE

Argentina será entre el domingo 10 y el jueves 14 el anfitrión de la cumbre ministerial de Organización Mundial de Comercio. Desde el surgimiento de la OMC, en 1995, los debates se han articulado en un doble reclamo recíproco entre países desarrollados y en vías de desarrollo:

1- Los países desarrollados reclaman a los en vías de desarrollo el recorte de los aranceles industriales.

2- Los países en vías de desarrollo exigen a los desarrollados rebajas tarifarias industriales excesivas.

Para esta 11ª cumbre ministerial que se celebrará en Buenos Aires nos encontramos frente a un entorno comercial que busca mayor proteccionismo para sus mercados por parte de Estados Unidos, Gran Bretaña y la Unión Europea, y mayor apertura para los países en vías de desarrollo, a diferencia de otros encuentros, en los que era un "ceder" entre las partes a pesar de las relaciones recíprocas asimétricas en el intercambio comercial. En el actual escenario, los avances de las negociaciones de una mayor apertura hacia el comercio mundial se dificultarán.

Si bien los 164 países que forman parte de la OMC intentarán avanzar en bloque sobre la negociación hacia el levantamiento de aranceles en productos no agrícolas e industriales como el caso del G7 y el Quad o cuadrilátero compuesto por Estados Unidos, la Unión Europea, Japón y Canadá, la agenda girará de rumbo hacia el debate sobre los intercambios de servicios en su reglamentación respecto del comercio electrónico y el acceso a los mercados en rubros como ciberseguridad, turismo, transporte, finanzas y distribución.

Frente al Acuerdo General del Comercio de Servicios planteado en la Ronda de Uruguay en 1995, la apertura de dichos mercados nos encuentra con un nuevo entorno de digitalización de la comercialización con fuerte penetración de empresas transnacionales como Google, Facebook, Amazon, Whatsapp y Apple, que no tenían el mismo alcance en los debates de hace 22 años. Los países centrales intentarán poner en la mesa de las negociaciones el cambio de las regulaciones de los servicios para permitir un mayor avance de este tipo de empresas en la prestación de sus servicios. El acceso a los mercados y el comercio electrónico son condiciones complementarias para la apertura del comercio mundial.

Así como en las negociaciones de apertura de comercio de bienes, en el caso de este tipo de servicios lo que comenzará a estar juego en el debate por parte de los países en vías de desarrollo son los "requisitos de localización" de las empresas transnacionales vinculadas al comercio electrónico y economía digital respecto de:

1-presencia local en el país para realizar transacciones comerciales,

2- contratación de trabajadores locales,

3- el uso de servidores e instalaciones informáticas locales,

4- uso de contenidos e insumos locales.

Casi el antivademécum que proponen los países desarrollados respecto de la penetración y avance de las empresas transnacionales en el comercio de servicios. A su vez, estará en debate la fragilidad en términos de seguridad y datos de los consumidores y ciudadanos en general ante el ingreso desregulado de este tipo de empresas en las economías locales.

Por su parte, Argentina lleva agenda y gestión propia en la búsqueda de un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea y la Alianza del Pacífico.



Damián Di Pace, Analista económico

Image Image Image Image