Logo

13/10/17 | Noticias / Prensa

Barrera infranqueable para exportar biodiésel

Image Las próximas semanas serán decisivas para el futuro de las exportaciones de biodiésel argentino a los EEUU. Las autoridades norteamericanas se aprestan a decidir si aplican una nueva sanción al producto ingresado desde la Argentina, por el presunto dumping por precios del producto argentino, inferior al de origen estadounidense.

En agosto pasado, prosperó una denuncia de la National Biodiesel Board (NBB), la cámara de productores del biocombustible de EEUU, que acusó a la Argentina de subsidiar la producción de biocombustibles al abaratar el costo de la materia prima en un 30% para el grano de soja y un 27% para el aceite de soja. Sucede que por la aplicación de retenciones, las cotización de estos commodities en el mercado interno es inferior a la del mercado internacional.

Enntonces el Gobierno aplicaba derechos de exportación al biodiésel por solo 0,13%, que desde octubre se eliminaron a 0%, un incentivo para las ventas al exterior de este producto en lugar de la soja sin procesar y otros derivados. Argentina fue el cuarto productor mundial de biodiésel durante el 2016, con 2,25 millones de toneladas. Ese mismo año fue el récord de exportaciones por 1,43 millones de toneladas al mercado norteamericano (casi el 90% del total), por unos USD 1.100 millones, un 25% de todas las exportaciones de mercancías argentinas a los EEUU. A la vez, Argentina proveyó del 20% del biodiésel consumido en suelo norteamericano.

En estos días avanza una nueva investigación por otra denuncia de la NBB, que argumentó que el biodiesel argentino tuvo en 2016 un valor promedio de USD 750 por tonelada en su valor FOB (free on board, sin contar costos de flete, seguros y derechos aduaneros en puerto de destino), mientras que la producción de EEUU se pagó a USD 860 la tonelada.

La Comisión de Comercio Internacional norteamericana (United States International Trade Commission o USITC) es la que lleva adelante la investigación por presunto dumping. La entidad recibió la semana pasada las argumentaciones de ambas partes y su decisión final sobre eventuales aranceles compensatorios se adoptaría en diciembre, tras una serie de audiencias previstas en Washingtonentre representantes de la Cancillería argentina y de la NBB.

Víctor Castro, director Ejecutivo de Cámara Argentina de Biocombustibles (CARBIO), señaló a Infobae que "esta denuncia forma parte de la misma investigación, la primera por subsidios y la segunda, por dumping, pero no varía la situación general, porque los actuales derechos impuestos ya hacen imposible acceder al mercado de EEUU".

Castro refirió que "la Cancillería argentina está haciendo presentaciones y la Cámara de Biocombustibles está esperando una decisión definitiva en los EEUU, aunque no hay una fecha prevista para el anuncio".

Los productores locales argumentan que si se toman en el cálculo fletes y otros gastos, la tonelada local de biodiesel tiene un precio similar a la norteamericana, con lo cual no tendría sustento el reclamo.

Por otra parte, la diferente matriz productiva de los EEUU y la Argentina hace mucho más competitiva la producción de biodiésel nacional, enfocada en la exportación y en un 79% concentrada en el complejo agroindustrial de la provincia de Santa Fe.

"Hay una mayor atomización con pequeñas fábricas en EEUU, a diferencia de lo que sucede en Argentina, lo cual se explica por el mercado al cual están dirigidas las respectivas producciones. Las estadounidenses para el mercado doméstico y, por lo tanto, segmentado regionalmente de acuerdo a la concentración poblacional; las argentinas para el mercado exportador ya que la capacidad instalada excede largamente la demanda del consumo doméstico", describió un reporte de la Bolsa de Comercio de Rosario.

Argentina era proveedor del 20% del biodiésel consumido en los EEUU
En el primer semestre de este año, Argentina exportó 800.000 toneladas de biodiésel a Estados Unidos, por unos USD 700 millones, y se encaminaba a establecer un récord de ventas este año hasta la imposición de las sanciones en agosto.

Otra consecuencia de la veda al biodiesel argentino en los EEUU fue el llamado a consulta pública emanado de la Agencia de Protección Ambiental de EEUU (EPA, por sus siglas en inglés) para postergar el aumento del corte de combustibles renovables y la reduccción de los fósiles en la elaboración de naftas, previsto para 2018, justamente bajo el argumento de que ya no se contaría con las importaciones del insumo desde la Argentina, a precios muy competitivos. O se paga un costo ambiental o los consumidores norteamericanos deberán pagar precios internos más caros por su proteccionismo, en beneficio de los productores de biodiésel de ese país.

SALIDA DE EEUU Y REGRESO A EUROPA

En agosto, la Comisión Nacional de Biodiésel de los EEUU, dependiente del Departamento de Comercio de ese país, impuso aranceles compensatorios que entre 50,29% a un 64,17% para el biocombustible de Argentina, y de entre un 41,06% y un 68,28% a Indonesia.

El impacto fue inmediato, pues las ventas de biodiésel de Argentina a Estados Unidos cayeron a cero, cuando en 2016 fueron de unos USD 1.100 millones. Prácticamente concentraron los envíos de este producto al exterior.

A los pocos días de la imposición de aranceles a nuestro biodiesel por el gobierno de Donald Trump, China anunciaba la apertura del mercado de aceite de soja proveniente de la Argentina y se reabría el mercado europeo al biodiésel nacional, en cumplimiento de un fallo favorable a nuestro país, al que se había acusado también de maniobras de dumping.

Con la reapertura del mercado de la Unión Europea se especuló con la posibilidad de equilibrar en gran parte la pérdida de la plaza norteamericana, que por su dimensión será muy difícil de suplir.

La Argentina era el principal exportador de biodiésel a la Unión Europea, ya participaba con más de la mitad de las importaciones de ese combustible, pero luego de la suba de la tasa de arancel al 24,6% durante 2013, se paralizaron los ventas.

Tras un fallo de la Organización Mundial del Comercio (OMC) a favor de la Argentina, la Unión Europea redujo los derechos aplicados a las empresas exportadoras argentinas desde un rango entre 216 y 245 euros por tonelada neta de biodiesel, establecido en 2013, a uno entre 43 y 79 euros por tonelada actualmente. Estos aranceles significan un rango entre 4,5% al 8% según la compañía exportadora, que ascienden al 15% por otras cargas al comercio propias del bloque europeo, pero que igual hacen rentables las transacciones.

En 2012, el último año sin arancel compensatorio en la UE a la importación de biodiésel, Argentina había exportado USD 1.586 millones en biodiésel a la Unión Europea lo que equivalió a 1,4 millones de toneladas.

Sin embargo, el panorama externo sigue complicado. El 27 de septiembre último, el Consejo Europeo del Biodiésel anunció que prepara una presentación ante la Comisión Europea en Bruselas, que trata conflictos de comercio exterior, en lo que consideraron un "caso antisubvención" contra las importaciones argentinas de biodiésel, beneficiadas por la reciente decisión de la UE de bajar significativamente los derechos antidumping.

De prosperar, dicho trámite podría extenderse por 13 meses y generar un nuevo obstáculo para las exportaciones argentinas a Europa. Sin los EEUU, hoy los principales mercados son Holanda (45% de las ventas) y España (34%), mientras que el precio de exportación del biodiésel se sitúa en torno a los USD 730 por tonelada

Image Image Image Image