Logo

12/10/17 | Noticias / Prensa

Estados Unidos podría aplicar una nueva sanción contra el biodiesel

Image Luego de imponer aranceles promedio provisorios del 57% para el biodiésel argentino, Estados Unidos se apresta a aplicar una nueva sanción contra el biocombustible.

En agosto pasado, el Departamento de Comercio norteamericano castigó con esos derechos al producto local tras una denuncia de la National Biodiesel Board (NBB), una entidad de productores del biocombustible en ese país que se quejó porque la Argentina supuestamente subsidiaba su producción vía las retenciones. Esto es, que abarataba los costos para la industria por el diferencial del 30% que paga el grano de soja, el 27% su aceite, que es la materia prima del biocombustible, y el 0,13% que tributa el biodiésel al exportarse.

Tras esa sanción, que borró al país del mercado de Estados Unidos, donde en 2016 había vendido 1,5 millones de toneladas, cubriendo el 20% de su demanda interna, ahora, el 24 del actual, las autoridades estadounidenses deberán decidir sobre otra parte de la denuncia de la NBB: el presunto dumping por precios del producto argentino, que se habrían ubicado por debajo de los de Estados Unidos.

En 2016, el biodiésel argentino tuvo un FOB promedio de 750 dólares la tonelada, en tanto que el producto elaborado en Estados Unidos estuvo en alrededor de 860 dólares la tonelada. Según fuentes de la industria, el menor valor para la Argentina es sin contar fletes ni otros gastos, que pondrían a ambos productos en precios bastante similares, con lo cual no tendrían sentido tampoco las críticas por dumping.

En agosto último, cuando el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, visitó la Argentina, se conoció que ese país postergaba una definición sobre dumping para este mes. Por lo pronto, es “altamente probable” que ahora se apliquen derechos provisorios por dumping. “Todavía no se sabe el porcentaje, pero entendemos que va a ser menor al 57% promedio que ya tenemos de aranceles compensatorios. Es altamente probable que los apliquen”, dijo la fuente, que arriesgó que el nivel de la nueva sanción podría ubicarse en un 15%.

Hace 20 días, el Gobierno presentó al país del norte una propuesta para autolimitar sus exportaciones al volumen del año pasado, es decir, 1,5 millones de toneladas. Ese país respondió que la Argentina debía revisar su sistema de retenciones, algo que, se prevé, hará el Gobierno luego de las elecciones subiendo las retenciones. Algunas fuentes hablan de una escala que iría del 12 al 16%. El Gobierno también tendría la intención de analizar el esquema de precios internos, que tiene cuatro categorías según las empresas, con el fin de que las grandes firmas puedan competir con las pymes en la provisión del 10% del biocombustible que se usa en la mezcla con el gasoil. Sin embargo, esto no lo podría hacer en lo inmediato por la vigencia hasta 2021 del sistema que plantea la actual ley de biocombustibles. En el Gobierno creen que hay precios internos artificiales que implican un “subsidio” de unos $ 700 millones.

Para la Argentina, la negociación con los Estados Unidos no está siendo sencilla, en parte por la negativa de la NBB a cualquier concesión y porque las autoridades del Departamento de Comercio, que conduce Wilbur Ross, no dieron nuevas señales sobre el rumbo de la negociación.

En la industria consideran que el tema se politizó demasiado dentro de ese país. Ponen como ejemplo de ello que la Agencia de Protección Ambiental de EE.UU. (EPA, por sus siglas en inglés) haya llamado a una consulta pública sobre la posibilidad de reducir para 2018 la suba prevista inicialmente, en 100 millones de galones, en el uso del biocombustible argumentando que la Argentina ya no está presente en ese mercado como proveedor.

Image Image Image Image