Logo

12/08/17 | Interior del pais

IPLyC y Coama Sudamérica aclararon controversias por las importaciones de fenólicos de Brasil

Image Después de informar que no es el organismo quien administra el fideicomiso (público-privado) para la compra de los materiales para la obra en construcción de la Torre IPLyC Costanera, tanto el titular del Instituto Provincial de Lotería y Casinos, Eduardo Torres, como el empresario maderero Román Queiroz, cerraron un encuentro acercando posiciones sobre futuras medidas que permitan la preferencia por la madera de producción misionera.

El empresario maderero Román Queiroz se reunió ayer en Posadas con el presidente del IPLyC (Instituto Provincial de Lotería y Casino), Eduardo Torres, quien le informó sobre los alcances del fideicomiso (público-privado) por medio del cual llevan adelante la administración de la Torre IPLyC Costanera. “La compra de los materiales fenólicos -y de todo lo que se requiera para la obra- está a cargo de la constructora. Por otra parte, la constructora tiene proveedores locales, incluso de Eldorado, que son las mismas que importaron los fenólicos de Brasil requeridos para la obra. Esto no cambia en nada que desde el Estado se cuente con el apoyo a la producción misionera del sector forestal, apoyo que lo tienen en muchas otras medidas que llevamos adelante desde la administración provincial”, indicó el funcionario.

Sobre algunos de los planteos que surgieron, Torres agregó que “no descarto analizar jurídicamente todo lo que se pueda hacer para que a futuro sea la preferencia de las constructoras en las obras públicas la producción de madera misionera. Pero hoy, es una condición que no se puede incorporar como normativa, ya que el fideicomiso se encuadra en una ley nacional, por lo que es llamativo tanto revuelo”, dijo el funcionario provincial en una entrevista con Radio Libertad, frente a las repercusiones públicas que tomó el tema.

Coama Sudamérica fue una de las empresas considerada como proveedora local, ya que desde la constructora correntina expusieron facturas de compra de materiales de El Fundador, pero por otro lado, también de la mencionada firma: “fue una compra mínima, y desde hace varios meses atrás”, admitió Queiroz. “De todas formas, nosotros contamos con productos fenólicos de calidad, incluso de mejor calidad que Brasil. Los materiales comprados fueron por medio de una empresa que es importadora, no fabrica los tableros, no es fabricante local”, se defendió Queiroz.

En la entrevista con Misiones Online TV, el empresario marcó las principales conclusiones del encuentro con el titular del IPLyC. “El diálogo siempre es bueno, el funcionario escuchó la preocupación que me generó esta situación al trascender la importación de fenólicos, que es justamente a lo que me dedico, y solicité que se analice incorporar en el pliego de licitación de la obra pública el requisito que se compre la madera misionera, a la producción local. Al ser administrada la obra del IPLyC a través de un Fideicomiso, jurídicamente no es viable porque sería como aplicar barreras dentro del mismo país, pero fue proactivo a analizar a futuro la manera de lograr que las constructoras se encaminen hacia la preferencia de la producción misionera, si responden estas a los estándares de calidad, disponibilidad y precios competitivos”, dijo Queiroz, quien mantuvo el encuentro en su carácter personal, como propietario.

Por su parte, el funcionario provincial cuestionó el oportunismo político e irresponsable de la dirigencia de la UCR, cuestionando principalmente al diputado provincial de Gustavo Gónzalez que es quien acompaña al gobierno de Cambiemos con sus políticas de Comercio Exterior –que fue lo que generó la apertura de las importaciones en el país desde que asumieron-, pero “cuestiona lo que hace en la provincia, y no reclama a sus socios en la Nación. Desde el IPLyC y desde la provincia, no fijamos las políticas de Comercio Exterior, es el gobierno nacional. Por lo tanto, en primer lugar, quienes realizaron los comentarios perniciosos hacia nuestra gestión debieran comenzar por reclamar a sus socios políticos en la Nación”, fue el descargo de Torres en declaraciones a Radio Libertad.

En esa línea, explicó que “la obra pública se lleva adelante a través de un fideicomiso, de la cual el IPLyC forma parte pero no tenemos la capacidad técnica ni operativa para controlar con qué material se construye un edificio de semejante envergadura. Lo que más llama la atención, incluso que muchos madereros que saben cómo funciona el mercado, hicieron circular un comentario muy pernicioso como si fuera que nosotros estamos importando material de Brasil, cuando no es la Provincia ni desde el organismo que fijamos la política exterior, la fija el gobierno nacional. Obviamente estamos de acuerdo con la protección de la industria especialmente, la misionera. Pero por alguna razón apuntan y desvían el tema cuando a quien tienen que peticionar los reclamos que tienen sobre el impacto de las importaciones es a la Nación. Sería bueno que se reúnan y hablen con el gobierno nacional para hacer la protección de la industria maderera local”, remarcó.

Sobre el pedido puntual de los madereros de incorporar como requisito la compra de la producción misionera, Torres sostuvo “no se descarta analizar medidas que a futuro favorezcan a la producción misionera, no descarto nada, en la medida que sean jurídicamente viables y constitucionales, pero primero los mismos madereros de la asociación debieran no importar, antes de salir a pedir que otros no compren madera importada. Además, de exigir al gobierno nacional cambios necesarios en la política de Comercio Exterior. Por lo pronto, ellos mismos venden, pero piden que nosotros no compremos, es contradictorio”, señaló en la entrevista radial.

“Jurídicamente no se puede incluir esta modificación en un pliego de licitación de una obra pública, para la compra de madera, por ejemplo. Pero hay un compromiso de instar a las constructoras a que prioricen voluntariamente entre los productores de Misiones. Calidad, precio y disponibilidad, tenemos. En el mercado interno estamos vendiendo porque tenemos este reconocimiento, contamos con una calidad de productos que es muy superior a Brasil”, aseveró el empresario, quien fundamento su malestar a partir de la crisis de mercado que viene enfrentando en el último año medio por la apertura de las importaciones.

Queiroz resumió el escenario económico que la industria nacional transita en los últimos años en el país y los cambios en las políticas de Comercio Exterior del gobierno de Mauricio Macri que derivaron en la apertura de las importaciones y un fuerte impacto en el mercado de tableros fenólicos y terciados, pero en la industria nacional en general. “Fue un retroceso. Desde la apertura de las importaciones en 2016, en mi caso, con la fábrica perdimos un 70% del mercado, de 3000 metros cúbicos mes hoy estamos con una producción de 1000 metros cúbicos; con el despido de 82 personas en total, entre las plantas que tenemos en Eldorado, Corrientes y en la Patagonia”, concluyó el maderero.

Por Patricia Escobar

Image Image Image Image